fbpx

8 CONSEJOS CONTRA EL MIEDO A LA PIROTECNIA EN PERROS

Llegan las navidades y todo se viste de color, alegría, luces y gentío, y aunque este año las fiestas puedan ser particularmente distintas, sabemos que habrá algo que no sufrirá excesivos cambios. Sí, hablamos de pirotecnia: petardos, cohetes, fuegos artificiales, bombetas, tracas…etc. Sonidos estridentes e inesperados que afectan no solo a muchas personas, sino también a nuestros perros, que a menudo sufren las consecuencias emocionales, físicas y cognitivas derivadas de su uso.

¿Realmente es tan malo?

No todos los perros sufren la misma reacción a los ruidos fuertes, pero se han realizado varios estudios que avalan que más del 40% de los perros sufren emociones negativas, miedo, ansiedad o estrés al exponerse a ruidos fuertes como el de la pirotecnia.

Consecuencias físicas: respuestas motoras peligrosas como paralización, temblores, bloqueos o intentos de huida, salivación excesiva, mareos, taquicardia, vocalizaciones intensas, micción o defecación, actividad incontrolada, trastornos gastrointestinales, incluso paro cardiaco.

Consecuencias emocionales y cognitivas: pensad por un momento que algo desagradable aparece en vuestra vida, sin condición que lo preceda, sin comprender cómo ni cuándo aparecerá. Emocionalmente es devastador, no sólo por la exposición en el momento del estruendo, sino por la ansiedad que genera no saber en qué momento aparecerán. En este plano la mala gestión de las emociones puede causar problemas emocionales severos: fobias, estrés, cuadros de ansiedad agravados, apatía, tristeza, indefensión… y un largo etc.

Lo suficiente como para tomárselo en serio.

Los tutores de perros, a menudo concienciados y preocupados por las consecuencias de estos dispositivos, intentamos poner remedio y prevenir la situación para que sea lo menos lesiva posible para nuestros amigos caninos. Hoy contribuiremos a ello dándote 8 consejos fundamentales para atenuar el impacto que la pirotecnia puede causar en tu perro estos días.

8 CONSEJOS QUE TE AYUDARÁN A PREVENIR Y/O COMBATIR LAS CONSECUENCIAS DE LA PIROTECNIA Y OTROS SONIDOS FUERTES.

Antes de comenzar a listar las recomendaciones es importante que tengamos en cuenta una premisa: no todos los perros viven la exposición a ruidos de la misma forma y, por tanto, las afecciones pueden ser muy distintas. Si tu perro sufre fobia a los ruidos fuertes o puedes distinguir en él alguna o varias de las consecuencias mencionadas anteriormente, te recomendamos que acudas a un profesional (comportamentalista) que te ayude a trabajar sobre el problema y personalice tu caso para obtener resultados reales.

¿Y si nunca se ha enfrentado a ello? PRIMERA EXPOSICIÓN A FUEGOS ARTIFICIALES:

Si tu perro nunca se ha expuesto al apocalíptico sonido producido por la pirotecnia, o al menos no contigo, y no sabes cómo será su reacción es hora de prevenir. Sigue las recomendaciones desarrolladas más abajo y aprovecha para asociar a este ruido momentos felices y de disfrute, piensa que un porcentaje muy alto de los perros con miedo a estos artefactos voladores sufrieron una primera exposición negativa que, sin duda, influiría sobre su futura respuesta.

Si tu perro tiene una REACCIÓN MODERADA:

Por ejemplo, tu perro ladra y se esconde debajo de la mesa o se acurruca en un lugar oscuro, pero es capaz de recibir información del exterior, por ejemplo: atiende al nombre, nos mira, se refugia en nosotros…etc., su respuesta es intermitente y es capaz de volver a la calma cuando los ruidos cesan durante unos segundos.

Si es el caso de tu amigo canino tienes muchas posibilidades de mejorar la situación de forma notable. Además de seguir los consejos posteriores cómprale a tu perro lo que consideres «su cosa favorita», eso que solo puede disfrutar de pascuas a ramos y por lo que sabes que perderá la cabeza y ofréceselo unos momentos antes de que comiencen los ruidos (en mi caso particular compraría un hueso de carne gigante para que estuviera entretenido en el trascurso del estallido).

¡Ojo! esto no quiere decir que nuestro perro vaya a agachar la cabeza y zambullirse en otra dimensión donde no escuchará ni temerá el sonido de los fuegos artificiales, sino que sencillamente el impacto acústico será emocionalmente inferior gracias a esta conocida técnica de control de la ansiedad, la distracción.

Si la distracción funciona, es decir, si la reacción es más suave que en otras ocasiones o llega a desaparecer habremos escogido el camino correcto para ayudar a nuestro perro a superar estos momentos de tensión, aportando control a la situación.

8 CONSEJOS PARA MINIMIZAR EL IMPACTO DE LA PIROTECNIA:

1.       Jamás dejes a tu perro solo en casa si sabes que teme el sonido de los fuegos artificiales. Lo pasará realmente mal y no habrá nadie para calmarlo, acompañarlo o vigilarlo. Esto pude representar el nacimiento de verdaderos problemas conductuales y de salud.

2.       Antes de que comiencen los fuegos artificiales date un paseo relajante con tu perro, déjale olfatear todo lo que quiera. Caminar un rato le ayudará a afrontar la situación de una forma más tranquila.

3.       Prepara su cama o espacio habitual de descanso para que se sienta cómodo y en su lugar frecuente. Si estás en casa de un familiar no olvides llevarte su cama, juguetes, el bebedero y todo lo que le recuerde a su hogar para que se sienta lo más cómodo posible. En ocasiones ayuda construir un “sitio seguro” con anterioridad a estas fechas, un lugar en el que el perro se sienta protegido, una guarida. Generalmente es recomendable positivizar un trasportín del tamaño adecuado, oscuro, cómodo y tranquilo, donde nuestro perro pueda sentirse refugiado. Recuerda que el miedo es una emoción adaptativa que aporta mayores posibilidades de supervivencia, por lo que es totalmente lícito que quieran sentirse a salvo.

4.       Actúa con total normalidad. Procura evitar exaltaciones y nerviosismos, recuerda que tu perro te observa constantemente y analiza con gran habilidad todo lo que tu lenguaje corporal le transmite.

5.       Mantén a tu perro entretenido con algo apetitoso, preferiblemente un elemento de roer (si le gusta mordisquear), un mordedor natural o algún hueso recreativo (siempre teniendo en cuenta de que sea de un tamaño apropiado para evitar sustos o atragantamientos) en los momentos previos a la situación estresante para que esté distraído y no centre su atención en analizar continuamente cada cosa que suceda a su alrededor.

* En algunos casos no servirá como distractor una vez aparezcan los signos de estrés o miedo, pero sí ayudará a prevenir que el nivel inicial previo al estallido emocional esté más cerca de la calma o a recuperarla una vez haya pasado el momento álgido.

6.       Aísla el ruido exterior todo lo que puedas. Cierra puertas y ventanas para que el impacto acústico tenga menor alcance sobre los delicados oídos de tu perro.

7.       Durante el tiempo que dure la pirotecnia acompaña a tu perro, siéntate con él/ella en el sitio donde más seguro se sienta y bríndale tu cariño. Podemos hacer ejercicios de inducción a la calma (requieren de una preparación previa) o masajes acompañados de una voz calmante, tranquilizadora y suave. Evita los gritos, los enfados y otras exclamaciones en estos momentos.

8.       Existen herramientas en el mercado que ayudan, fisiológicamente hablando, a bajar y prevenir los niveles de estrés y ansiedad de nuestros perros. Unas de las más usadas son las camisetas anti-estrés (thundershirt) y los productos apaciguantes (contienen diferentes principios activos – aminoácidos, proteínas, vitaminas o extractos vegetales que ayudan al correcto funionamiento del Sistema Nervioso Central) que podemos encontrar en forma de collar, difusor o comprimidos, y que podrán proporcionar una ayuda para que el perro consiga gestionar mejora la situación.

* No se recomienda el uso de químicos, barbitúricos ni ansiolíticos sin una supervisión o recomendación profesional concreta, ya que el uso indebido puede provocar verdaderos problemas emocionales, cognitivos y/o físicos.

Desde Ceres Can te animamos a ayudar a tu perro a superar sus miedos, eres y serás su apoyo, su persona de confianza, su otra mitad del equipo. Las medidas que tomes y cómo muestres tu apoyo será vital para tu perro, pero si no sabes cómo gestionar y/o mejorar la situación, no lo hagas sol@, cuenta con un profesional. Para eso estamos.

¡Os deseamos feliz Navidad y felices fiestas!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest

¿Qué opinas?

Scroll al inicio
cookie
Utilizamos cookies

Podemos utilizarlas para el análisis de los datos de nuestros visitantes, para mejorar nuestro sitio web, mostrar contenido personalizado y brindarle una excelente experiencia en el sitio web. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, accede a nuestra Política Privacidad